Yo no se que haria sin esa sensacion hermosa que te causa reirte de las cosas que le suceden a la gente que anda por ahi. No es como reirse de un chiste, ni de una pelicula, ni de un pedo, es algo sin comparacion, como la de las maripositas en el estomago, es ver a esa persona tropezar y caerse, leerle en los labios esa puteada a Dios y a su recalcada suerte. Y despues el momento en el que decide juntar dignidad, pararse y enfrentar las miradas y las risas de los que como yo, disfrutamos de su caida.

1 Comment:

  1. uoman said...
    con tono de mirtha legrand "pero este chiquito tiene algún problema, eh"

Post a Comment