Esta es una de las subespecies que mas intriga me causa. Hoy viaje en el 168 observando a una de estas muchachas que hacen del asiento del colectivo su pequeño atelier de pintura. Sacan cuidadosamente todo el equipo y mueven velozmente las manos en todos los semaforos en rojo que pueden, revocando, alisando y pintando como si fueran el Rey del Fratacho.
Igual, lo intrigante, mas que su inhumana habilidad para el maquillaje, es la razon por la que se produce el hecho.
Revisando el pequeño psicologo ilustrado, concurri en que basicamente padecen un sindrome de exposicion social en el que su mente tiene una recompensa de placer al ver como los demas las miran pintarse. Porque, vamos ,es algo que se solucionaria levantandose 5 minutos antes. No me jodan.

2 Comments:

  1. Anacostia said...
    Yo tengo un amigo que se tiene que mostrar ante todos cuando se lava los dientes! Misma cosa
    uoman said...
    sii, tal cual, es mas una vez lei en un libro de Osho, (no se riaan) que las mujeres que llevan espejito en la cartera son idiotas superficiales...

    que no da andarse mirando con espejito...ya fue amiga lo q la naturaleza no hizo no va a surgir de la nada...y si estas despeinada, a bancarsela!!

Post a Comment